lunes, 18 de octubre de 2010

Para realizar la siguiente receta, han sido necesarios dos ingredientes: aceite de almendras dulces (al 100%) y rosa mosqueta. Como tantas otras, ésta es una receta que posee múltiples variantes. Aquí os dejo la tradicional y, después, algunas de las variaciones que se introducen actualmente. Veámoslo:

1. Recolectar los frutos de rosa mosqueta:

Como siempre, en estos casos, insisto: días soleados y secos (ya no digo calurosos porque, en estas fechas es difícil, pero por lo menos, soleados y secos). Evitaremos hongos y otros indeseables "amiguitos" que pueden echar por tierra la preparación.

 

2. Se corta cada capullo en la punta y en el culete (como se hace al preparar judías) y se cortan a la mitad. Se colocan en un envase de cristal y se cubren con el aceite de almendras.

3. Este paso también lo conocéis de sobra: se cierra bien, se etiqueta con el nombre de la preparación y la fecha y se guarda en un lugar fresco y seco (como una alacena) durante un mínimo de veinte días. Después, se cuela y ya esta preparado para usar.

 

Usos: directamente sobre el rostro o el cuerpo; especial para las ojeras y bolsas de los ojos; específicamente indicado para las pieles maduras, secas, agrietadas y/o con arrugas. Suaviza y nutre.

 

Otra variante (a partir del paso 2):

2. Se corta al medio cada rosa y se extrae las pepitas. Se ponen a secar un mínimo de 24hs.

3. Una vez secas, se introducen en un frasco, se cubren con aceite de almendras dulces y se deja posar como ya se ha indicado antes.

 

Notas:

* Tradicionalmente, todos estos remedios en los que hay que reposar un ingrediente en un medio líquido (ya sea alcohol, aceite...) varían en tiempo de reposo de quince días, un mes o una cuarentena (cuarenta días).

 

* También se pueden encontrar variaciones en las preferencias: hay personas que prefieren dejar los macerados a la intemperie y hay quien aconseja que mejor  a oscuras. Ambos tienen razón: en unos casos, se evita la oxidación de los aceites, en otro, que cojan moho, etc... Hay una explicación científica para cada uno, en cualquier caso, aquí se dejan las recetas más tradicionales (como lo hacían la abuelas) y que siempre han funcionado sin problemas de estropearse lo que hay dentro.


Publicado por OrangeNana @ 12:46  | recetas
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por caminante
domingo, 15 de enero de 2012 | 21:10

Mil gracias por la receta. Siempre había creido que ésta planta era un  tipo de flor como la manzanilla, cuál fue mi sorpresa que aquí (Alemania) estoy

rodeada de esa planta.Así que:! a recolectar las frutas!.. y manos a la obra!... muchas gracias de nuevo por la información.Saludos!

 

Publicado por OrangeNana
lunes, 16 de enero de 2012 | 11:01

Gracias a ti por pasarte. Tan sólo decirte que nos pasa a muchas personas que, incluso, viviendo toda la vida en el campo, no nos imaginamos que muchas de las plantas que nos rodean dan esas hermosas flores que aparecen en mil remedios naturales.

Como información adicional, sólo hacerte saber que hay muchísimas variedades de rosa mosqueta, pero todas tienen en mayor o menor grado las mismas características en su interior.

Como curiosidad personal, contarte que sin saber mucho de plantas siempre me pareció una flor simplona, pues es la única rosa que no tiene múltiples pétalos, su floración dura muy poco y a penas huele (bueno, a mí no me huele a nada en comparación con otras rosas). Sin embargo, empecé a verla diferente en cuanto supe de su nombre y de sus riquísimas propiedades.

Un abrazo!

Publicado por neus
mi?rcoles, 01 de febrero de 2012 | 22:37

Resulta que tengo un rosal silvestre y yo no sabía que era escaramujo, que me encanta en infusión, ni rosa mosqueta

una amiga del pais vasco que estuvo unos días en casa me dijo lo que era, y bueno he recolectado y manos a la obra,

gracias por la receta de la abuela, Un saludo

Publicado por OrangeNana
viernes, 03 de febrero de 2012 | 22:13

Hola, Neus!

Gracias a ti por pasarte. A día de hoy, he usado este aceite en jabones y puedo asegurar que el resultado es muy bueno. Lo cierto es que a mí me ha pasado con muchas plantas que, en unos casos desconocía el nombre de lo que tenía y, en otros, las propiedades. De hecho, desde que conozco los beneficios de la ortiga, siempre le hago un hueco en mi jardín.

País Vasco, al igual que toda la zona norte de España, tiene zonas muy ricas en hierbas aromáticas o medicinales como la rosa mosqueta, la caléndula, el tomillo, el llantén, etc, etc...

Un saludo!

Publicado por caminante
domingo, 11 de marzo de 2012 | 16:04
Gracias!! Voy a preparar el aceite, acá en Bariloche, argentina hay muchísimas. Y me encantan en infusiones, con manzanilla y cascarillas de naranja, se los recomiendo!!
Publicado por caminante
viernes, 16 de marzo de 2012 | 21:32

Hola! muchas gracias por esta receta!!! Soy de La PLata y tengo un rosal en el patio de casa, siempre me gustaron sus flores. Ahora, he recolectado sus frutos y separé las semillas, compré el aceite de almendras en una farmacia (no decía que fuera de almendras dulce) y lo preparé, esperaré un mes, como indica la receta y espero que los resultados sean buenos (ojalá!)Chica . Otra vez muchas gracias, saludos. Guadalupe

Publicado por OrangeNana
lunes, 19 de marzo de 2012 | 20:46

Hola a las dos!

Me apunto la infusión, me parece muy interesante.

Guadalupe, si el aceite de almendras lo conseguiste en farmacias, sin problemas. Lo habitual para el cuerpo es el de almendras dulces (por lo menos, aquíGuiño, pero me parece que a la hora de buscar resultados es indiferente (la otra opción es almendras amargas).

Recientemente, he usado uno que maceré el año pasado (tanto en la piel directamente como ingrediente en un jabón) y el resultado es realmente increíble. Me ha gustado mucho, muchísimo. Deseo que también lo disfrutéis.

Un abrazo.